MALA RACHA, DE NUEVO


¿Sabes qué es una mala racha?, ¿Alguna vez has tenido una, dos, varias?, ¿Has pensado que tu vida puede ser una mala racha?... Mi respuesta a todo es: sí.

Me considero una persona optimista, será por eso que cuando todo pasa me olvido que la pasé mal. Pero, cuando la mala racha vuelve, la sensación de estar den el infierno parece más bien un dejavú.

En psicología a las pérdidas las llamamos cierres, es como animarnos a pensar que no es que todo se haya ido, sino que algo nuevo va a empezar. Pero eso no borra lo desesperante y desesperanzador que es estar inmerso en tantos cierres.

Hace años, en facebook publiqué esta frase: ¡Deja de quitarme todo! y hace días que la traigo atorada en la garganta, quiero gritarle a la vida, pero temo retarla. Porque es así, siempre que creo que las cosas no se pueden poner peor, viene la vida y me sorprende.

No está del todo mal. Sé que una vez que no hay nada muchas cosas iniciarán. Con las manos vacías puedo sostener muchas más cosas, pero perderlo todo es doloroso. Sobre todo cuando son tantas cosas juntas.

Mi mejor amigo ha dicho "Algo grande viene después de tanto cierre, incluso enfrentas un cierre de vida" cuando en el funeral de mi abuela me quejé de lo mal que la estaba pasando.

Sí, mi abuela murió, después de un proceso doloroso para ella y todos los que aún la amamos. Un día antes el trabajo, por el que había dejado mi antiguo trabajo dos días atrás, me descansó debido a una baja de actividades, antes de eso perdí a uno de mis grandes amigos en una disputa pseudoamorosa y ahora estoy atorada en una confusa y dolorosa nada.

Después de perder tanto no quiero nada, pero no hay forma de que me quede en donde estoy, aún cuando estoy asustada de ganar nuevas cosas, porque sé que algún día las voy a perder.

Y sí, estoy consciente de que nadie gana algo sin dar algo a cambio. Pero ¿tiene que ser todo de pronto?. Sé que un cambio viene, y estoy preparada para algo enorme, porque he estado apuntando demasiado alto esta vez. Sin embargo, de haber sabido que sería tan alto el precio a pagar, me hubiera conformado con lo que tenía.

Ahora debo hacer que valga la pena tanto dolor, pero no tengo ganas de ello. No tengo ganas de levantarme y seguir, porque me siento vacía; no tengo ganas de buscar ganar, porque temo volver a perder; no quiero continuar porque soy cobarde, porque tengo miedo volver a caer en algo en que ya había caído muchas veces antes.

A la vida le gusta tratarme a lo grande, suele darme mucho, pero me quita demasiado... y no me acostumbro. ¿Cómo podría?, debería ser masoquista, y no creo ni que ellos aguanten tanto.

Un sacerdote dijo "Dios no te da más de lo que puedes cargar", y me sentí Hulk. No creo que alguien que no es fuerte pueda con tanto. Pero quisiera ser menos fuerte, quisiera no haber tenido que pasar por tanto, me hubiera gustado tener la suerte de una persona normal, haber estudiado medicina como deseaba, y no tener que escoger una carrera en mi ciudad después de ese accidente; me hubiera gustado haber peleado con Iván y no haberlo perdido por no insistir esa vez, me hubiera gustado no apuntar tan alto si debía entregar lo que tanto amaba.

Ya no quiero ser fuerte... no quiero cargar más... quiero dejar mis brazos vacíos para no tener nada más que perder. Pero a ellos no les gustaría, no puedo estancarme cuando mi deber es vivir. Por mí, por ellos, por los que aún quedamos.

Abriré mis alas y volaré, tan lejos que el dolor no pueda alcanzarme... abriré mis alas y volaré, tan alto que las penas no me alcancen... abriré mis alas y volaré, sin que nada en la vida me detenga, volaré para siempre y, de vez en cuando, vendré a casa a descansar.

Y, por favor, vida: ¡Deja de quitarme todo!


Comentarios

  1. El solo hecho de que puedas transformar esa sensación de miedo y vacío en un texto ya es tranquilizador. No es fácil ver esos sentimientos dentro de uno, mucho menos reconocerlos y transformarlos en acción. Un aplauso por eso.
    Y sobre la vida, es una perra. Nadie tiene que andar cargando nada, ni que fuéramos maletas xD A veces la religión tiene respuestas muy raras para momentos como éste. Ánimo y que este enojo te sirva de combustible para avanzar hasta la siguiente etapa. Comprate unos guantes de boxeo y una de esas bolsitas que se cuelgan, y dale duro hasta que se te pase.
    Sobre el trabajo, seguro vendrá uno mucho mejor (de paso tenés tiempo para descansar de todo esto y del estrés anterior). El amigo que se fue, ya volverá (y si no lo hace, él se lo pierde). Y la abuelita en el cielo, por esa sí te doy mis condolencias. Un abrazo enorme ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no escribo me ahogo... también deseo poder salir pronto de esto, pero parece que el tiempo lo agrava todo, me molesta. Igual seguiré intentando respirar, aunque duela. Sé que vendrán tiempos mejores, aunque no sé cuando y si ya se acabaron los malos. Gracias por leerme, por estar aquí y por tus ánimos, es lindo saber que no estoy sola. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

52 Retos de escritura 2017

LO QUE CUBRE EL SILENCIO

Citaura Febrero